El rock de los 60 en el cine mexicano

Bienvenidos a este blog donde trataré de poner resumida, la historia del rock mexicano en el cine durante los años 60

Archivar en la categoría “1973”

Listado de películas – 1973

1973

  • Conserje en condominio – Ricardo Carrión
  • La loca de los milagros – Ricardo Carrión, La Revolución de Emiliano Zapata (toca ‘Petra y sus camaradas’)
  • Peor que los buitres – Náhuatl (interpreta los temas ‘Lodi’ y ‘Apache’)

Anuncios

Filmografía del rock mexicano – 1973

1973: Grave baja en la producción cinematográfica

En este año se filmaron 16 cintas estatales, 6 largometrajes independientes pero sólo se hicieron 71 películas, o sea, 19 menos que en 1972, persistiendo que algunos productores filmaran en el extranjero para bajar costos.

Se volvió a filmar en el extranjero, quince películas en: Guatemala (15), España (4), Costa Rica (2), Colombia (2), Canadá, EUA y Venezuela (1 en cada país), o sea, cinco menos que el año anterior. Cabe destacar que hubo, en cuanto a género se refiere, hubo dos películas infantiles (de ‘Pepito y Chabelo’), melodramas ‘telenoveros’ (6), 26 melodramas (2 que trataron de Felipe Carrillo Puerto y Pancho Villa), 11 comedias (4 de Capulina, 1 de Cantinflas y 2 de la India María), 6 Westerns, 11 de aventuras (8 de luchadores enmascarados) y 2 tuvieron un héroe ranchero (‘El payo’, interpretado por Jorge Rivero). Cabe señalar que la mayor cinta estatal, fue de trama histórico (‘El santo oficio’) y una de Alfonso Arau (‘Calzonzin inspector’) junto con una de Julio Bracho (con la película ‘En busca de un muro’, biografía de Orozco), siendo estas últimas, las películas más caras de producción y con un muy malos resultados en la recaudación.

Varias cintas de este año, ganaron premios internacionales, como en Checoslovaquia, la URSS, Bilbao, San Sebastián, El Cairo (aquí ganó premio la de Arau), Leipzig (donde ganó un documental mexicano sobre el golpe de estado en Chile) y dicho cosa chistosa, dicho documental (‘Contra la razón y por la fuerza’) fue aclamado igualmente en Cannes y en México, estuvo prohibida y no estrenada. El único consuelo obtenido por Arau, fue que su película si obtuvo dos premios ‘Ariel’.

Como se puede ver, ésta década se inicia con un interesado Estado en mejorar el Cine. A su vez, el Estado tenía que soportar una estructura administrativa de altos costos, las empresas productoras privadas estaban descapitalizadas y las distribuidoras continuaban perdiendo mercados extranjeros y la producción sufría alzas en sus costos mientras que los precios en las salas permanecían congelados, y para acabar, todos los organismos estatales dedicadas al cine, operaban con números rojos.

El Estado, a traves del Banco Cinematográfico, ayodó a la iniciativa privada aún sabiendo que habría pérdidas para el Banco. Es por eso que el Gobierno emprendió una polítiica cinematográfica estatizadora que fomentaba la renovación del sector, implantando una estructura industrial capitalista cerrada a lo que no fuera comercio o capital, desplegando dos estrategias:

  • ECONOMICA: Modernizando la industria invirtiendo millones de pesos en laboratorios, equipos, estudios, etc., y
  • POLITICA, a través del apoyo a directores nuevos.

Gracias a que el titular del Banco era hermano del presidente, se logra dotar al cine de un funcionamiento más ágil, y entre sus logros, estaba la construcción de instalaciones para la nueva Cineteca Nacional, se reanuda la entrega de premios Arieles y otros estímulos económicos para las mejores cintas nacionales, y sobre todo, organizar participaciones del nine nacional, tanto en México como en el extranjero, con lo que durante este sexenio (1970-76), el Estado se convierte en el único promotor capacitado para dirigir el nuevo rumbo ideado para el cine, tanto que para 1975, la producción oficial de películas superaba el 50%.

En cuanto a películas ambiciosas y premiadas algunas de ellas, destacaron ‘El castillo de la pureza’ de 1972, ‘El jardín de la tía Isabel’ de 1971, ‘El Santo Oficio’ de 1972 y ‘Canoa’ de 1975.

El problema fue que sólo se centró esta ayuda o apoyo, en una recuperación económica mas que por la preocupación artística y no se atacó a los verdaderos problemas del cine mexicano. Por desgracia, los años siguientes se encargaron de demostrar que no se había encontrado la solución definitiva y que había otros problemas como la independencia del cineasta para adoptar ciertas formas o abordar espinosos contenidos que no habían sido resueltos.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: