El rock de los 60 en el cine mexicano

Bienvenidos a este blog donde trataré de poner resumida, la historia del rock mexicano en el cine durante los años 60

Archivo para la etiqueta “rock en mexico”

Listado de películas – 1973

1973

  • Conserje en condominio – Ricardo Carrión
  • La loca de los milagros – Ricardo Carrión, La Revolución de Emiliano Zapata (toca ‘Petra y sus camaradas’)
  • Peor que los buitres – Náhuatl (interpreta los temas ‘Lodi’ y ‘Apache’)

Anuncios

Listado de películas – 1972

  • El premio nobel del amor – Angélica María, Roberto Jordán
  • Bikinis y rock – Peace & Love, Ritual, Bandido
  • Las hijas de Don Laureano – Ricardo Carrión, Hilda Aguirre
  • El primer amor – Hilda Aguirre
  • Cabalgando a la luna – Hilda Aguirre y música de Ricardo Carrión
  • La amargura de mi raza – Ricardo Carrión
  • Entre monjas anda el diablo – Angélica María
  • Quiero vivir mi vida – Angélica María

Listado de películas – 1971

  • Bárbara – Hilda Aguirre
  • Cómo hay gente sinvergüenza – Enrique Guzmán, Silvia Pinal
  • Diamantes, oro y amor – Hilda Aguirre
  • Fin de fiesta – The Mill Street Depo
  • La otra mujer – Los Squires
  • La verdadera vocación de Magdalena – La Revolución de Emiliano Zapata, Angélica María
  • Las cautivas – Julissa y música de Benny Ibarra
  • Mi niño Tizoc – Alberto Vázquez
  • Misión suicida – Los Teen Agers
  • Nadie te querrá como yo – Hilda Aguirre
  • Superzán el invencible – Johnny Laboriel
  • Victoria – Julissa y música de Benny Ibarra

Filmografía del rock mexicano – 1970

1970: El relevo generacional

Fue un año interesante en el cine nacional, que no ocurría algo semejante desde 1964.

De 95 películas producidas en el ’70, 18 fueron obras de nuevos directores, entre ellos Alfredo Joskowicz y José Agustín (con ‘Crates’ y ‘Ya sé quien eres -te he estado observando-‘, respectivamente).

En este año se filmaron 49 películas con el STPC y 31 con el STIC, 8 coproducciones en el extranjero, 1 en México (1 documental sobre el Mundial de México 70 de Alberto Isaac) y 6 filmes independientes.

La producción se compuso de 45 melodramas, 20 comedias, 13 de vaqueros o westerns, 8 de aventuras y héroes varios (incluído Kalimán), 2 de corte ranchero y 4 de horror y humor negro. Cerca de 20 tuvieron erotismo ‘fuerte’ y 4 de corte ‘revolucionario’.

Los principales directores fueron las 11 películas de los dos Rene Cardona (padre e hijo) con 6 y 5 cada uno.

Este año significó la apertura a nuevos directores y productures que cobraría aún mayor vuelo, al coincidir con la llamada ‘apertura democrática’ impulsada por el nuevo presidente Luis Echeverría.

La censura en el cine sufrió duros golpes mas no desapareció del todo (en el ’72 se estrena comercialmente ‘Fando y Liz’ o ‘El grito’ que se estrenó hasta 1976 en la Cineteca Nacional por ejemplo) como ocurrió con ‘La sombra del caudillo’ que seguiría estando prohibida en México, aunque sí se permitió la exhibición de películas de Fellini o Bergman.

Tambien en este año se iniciaron la construcción de dos foros cinematográficos en Durango y se inauguró un taller de cine, en el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Otro hecho del año, fue la invención del videocassette, que con el tiempo, afectaría en gran medida, a la distribución y exhibición de películas y a la producción misma del cina. Por último, las ‘Diosas de Plata’ de 1971, fueron otorgadas a películas filmadas entre 1968 y 1970, entre ellas la de ‘El cuerpazo del delito’ donde participa Angélica María.

Filmografia del rock mexicano – 1966

1966: COLORES, SEXO, VIOLENCIA Y ‘A GOGO’

Es en este año se produjeron 98 largometrajes (1 mas que 1965), 52 fueron ‘regulares’, 27 series, 17 coproducciones filmadas filmadas en el extranejero y 2 independientes. La novedad es que por primera vez en el cine mexicano, se filmaron mas peliculas a color (55 por 27 hechas el año anterior) que en blanco y negro.

La producción se dividió en 3 bloques genéricos: 35 dramas o melodramas, 35 comedias, 28 de acción o aventuras. En 24 se recurrió al ‘a gogo’, 19 quisieron tener carácter ‘moderno y mundano’, 19 fueron ‘eróticas’, 11 de luchadores enmascarados, 10 fueron ‘à lo James Bond’, 7 policiacas y 5 de ciencia ficción. 12 fueron de ambiente ranchero, 9 de la revolución y 6 trataron temas religiosos.

Esta amplia gama de filmaciones, se hicieron pues el nuevo cine mexicano quería competir en un mercado mundial dominado en lo temático por el sexo, violencia y el à gogo, la moda musical derivada del que del que se revelaría como un persistente culto juvenil por el rock.

Hubo 8 coproducciones en el país dentro del cine ‘regular’ y en la mitad, hubo capital norteamericano. Tambien hubo 11 nuevos directores entre ellos Juan Ibañez con ‘Los Caifanes‘. 

A partir de este año Mauricio Garcés da por inaugurado al primer ‘playboy’ mexicano institucional, apareciendo en 5 películas.

Se escoge la Zona Rosa como la zona de la elegancia y el buen gusto ya que ahí en cafes, bares y restoranes (o restaurantes) frecuentados por intelectuales, artistas, actores, turistas, estudiantes extranjeros, juniors y playboys, fue donde los nuevos cineastas encontraron su ambiente cosmopolita y propicio a sus planes.

Ese fue el ambiente reflejado en ‘Los Caifanes’, realizada con ambiciones mayores, con el claro propósito de renovar el cine nacional.

Cabe señalar que la historia fue escrita por Carlos Fuentes y Juan Ibañez. Lo único negativo del año, fue el cierre de los estudios ‘San Angel Inn’.

Filmografia del rock mexicano: 1956

Como mencionamos anteriormente, este año se produjeron 101 películas, 10 más que en 1955 y de éstas, 47 fueron a color y dos fueron en “Cinemascope”.

Estos dos años fueron importantísimos por la siguiente razón: El cine sonoro en México empieza a comercializarse a partir de 1931 y a partir de 1936 se inicia lo que se conoce como la “Epoca de oro” del cine mexicano, que termina en 1949 cuando empieza el declive hacia la época de crisis y su estancamiento.

En parte, esta época cerró por la aparición de la Ley de la Industria Cinegatográfica donde la SeGob se convirtió en el supervisor del contenido de las películas, teniendo como punto a favor, el haber creado la Cineteca Nacional, aunque este proyecto no se cristalizó sino hasta 1974. Retomando, parte de esta crisis en el cine, se inicia desde 1950 y su estancamiento, se considera a partir de 1960 y durante todo este decenio.

Esta crisis se debió al monopolio existente para la explotación comercial de una película, la cual era condicionada antes de comercializarla, de ahí que se fraccionara el Sindicato de Trabajadores de la Industria Cinematográfica (STIC) en dos grupos, la de los “Técnicos” técnicos menores y empleados de salas y de los “Aristocráticos” que era el de los Directores de Cine y actores famosos, o sea, el de “los riquillos”. 

Esto logró que muchos productores se acercaran al estado mexicano para combatir este monopilio, ocurriendo lo contrario, pese a haber mas dinero gracias a los créditos del Banco Cinematográfico. Aún así, fueron los mediados de los años 50 donde se vuelven a producir buenas películas cómicas y melodramas considerados “clásicos” en el cine mexicano.

Respecto del cine juvenil, destacan el hecho de que el cine hecho hasta ese entonces, todo giraba a “charros, chinas poblanas, prostitutas y cabareteras, madres abnegadas y mujeres explotadas y se olvidaba de un personaje que empezó a encontrar su razón de ser en el sexenio de Ruiz Cortínez: La Juventud. Es el cine de esta nueva etapa, la que descubría a los jóvenes en su peor variedad: Rebeldes sin causa, descarriados que caían en las drogas o el alcohol, la prostitución y el rock, para que al final, salgan de ese mundo arrepentidos y en busca del redil paterno.

Esa juventud fue el hallazgo de la veta del cine nacional…sobre la juventud “agringada”, inconforme y amenazante cuya culpabilidad podría ser compartida con los padres ya que al desentenderse de los hijos, éstos serían encausados al “rocanrol, las chamarras de cuero y al sexo sin ataduras”.

Quitando esto, se incluían tambien a otros jóvenes, cuyos problemas no eran más complejos que el ir a un baile juvenil, un partido de futbol o una fiesta de XV años. Sobre estas diferencias entre padres e hijos, se inician estas películas enfocadas plenamente a la juventud con ‘Viva la juventud’ (1955) que trataba sobre la importancia a un encuentro deportivo entre el Politécnico y la UNAM (concretamente, un partido de futbol americano). Es durante 1956 que la amenaza del ruido rocanrolero fuera el pretexto para que se publicaran películas como ‘La locura del rocanrol’, ‘Al compás del rocanrol’ y la curiosa ‘Los chiflados del rocanrol’, protagonizada por los ‘jóvenes’ Agustín Lara, Pedro Vargas y Luis Aguilar. Esta última, fue una continuación de la película “Los tres bohemios”, tanto que su primer título provisional fue ‘Vuelven los tres bohemios’, pero aprovechando el nuevo ritmo americano, se cambió a última hora.

Con todo esto, tocó a Ruiz Cortines recibir esta nueva moda, El Rock and Roll. El ideal del confort social y tecnológico importado desde los E.U.A., abría el espectro a nuevas modas, comportamientos, y música. Otra película que se adentró a estos terrenos, fue “Cómicos de la legua” con Adalberto Martínez ‘Resortes’, con una escena memorable de baile con Martha Valdéz, a ritmo de Boogie Woogie.

Parte del éxito de estas películas se debió a la participación musical de Mario Patrón y su Conjunto, al igual que los conjuntos de Gloria Ríos o de Juan García Esquivel.

Aún así, a fines de los 50 la crisis en el cine mexicano, no solo era evidente y advertible para quienes conocían sus problemas económicos: La delataba el tono mismo de un cine censurado y por lo tanto cansado, rutinario, vulgar, carente de inventiva e imaginación.

Por último, varios hechos contribuyeron a agravar esta crisis, como la muerte de Pedro Infante en 1957 o los cierres de los Estudios Tepeyac y CLASA en ese año o la de los Estudios Azteca en 1958, haciendo que se redactase una nueva ley cinematográfica en 1959.

Visión del rock en el cine mexicano: 1961-65 (3)

El blandísimo rock de los “ídolos juveniles” hizo posible su ya apuntada coexistencia con los héroes maduros del melodrama convencional. Libertad Lamarque trató de reverdecer su algo marchito prestigio con el contacto de lo juvenil, de ahí sus ya mencionadas cintas “El cielo y la tierra” y “Los hijos que yo soñé”, “Canta mi corazón” con Enrique Guzmán (1964) y otras más.

No todas las películas fueron dramáticas (la más dramática, fue “La edad de la violencia”), sino también se hicieron dentro del marco de “Comedias”, como “Qué haremos con papá” de 1965, en donde Arturo de Córdova, era un empresario cervecero de Orizaba, Veracruz, padre de un hijo bígamo y revoltoso, César Costa.

                            1960    1961  1962  1963  1964 1965

Dramas (%)          60       70      64      72       68    68

Comedias (%)       40       30      36      28       32   32

Pd: Esto ocasionó que durante 1963, los grandes cómicos Tin Tan, el Loco Valdés, Resortes, Clavillazo, ni Viruta y Capulina, protagonizaran ninguna película y los cuatro primeros, hubieron de resignarse en los años siguientes a desempeñar casi siempre, papeles secundarios. El único que mantuvo su posición privilegiada fuera Cantinflas, metiendo algo de música “rock” en El padrecito” de 1964 o El señor doctor de 1965….

Fuente: Emilio García Riera, Breve historia del cine mexicano, capítulo X (1961-65), pp. 245-247, México.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: