El rock de los 60 en el cine mexicano

Bienvenidos a este blog donde trataré de poner resumida, la historia del rock mexicano en el cine durante los años 60

Archivo para la etiqueta “vision rock”

Visión del rock en el cine mexicano: 1961-65 (3)

El blandísimo rock de los “ídolos juveniles” hizo posible su ya apuntada coexistencia con los héroes maduros del melodrama convencional. Libertad Lamarque trató de reverdecer su algo marchito prestigio con el contacto de lo juvenil, de ahí sus ya mencionadas cintas “El cielo y la tierra” y “Los hijos que yo soñé”, “Canta mi corazón” con Enrique Guzmán (1964) y otras más.

No todas las películas fueron dramáticas (la más dramática, fue “La edad de la violencia”), sino también se hicieron dentro del marco de “Comedias”, como “Qué haremos con papá” de 1965, en donde Arturo de Córdova, era un empresario cervecero de Orizaba, Veracruz, padre de un hijo bígamo y revoltoso, César Costa.

                            1960    1961  1962  1963  1964 1965

Dramas (%)          60       70      64      72       68    68

Comedias (%)       40       30      36      28       32   32

Pd: Esto ocasionó que durante 1963, los grandes cómicos Tin Tan, el Loco Valdés, Resortes, Clavillazo, ni Viruta y Capulina, protagonizaran ninguna película y los cuatro primeros, hubieron de resignarse en los años siguientes a desempeñar casi siempre, papeles secundarios. El único que mantuvo su posición privilegiada fuera Cantinflas, metiendo algo de música “rock” en El padrecito” de 1964 o El señor doctor de 1965….

Fuente: Emilio García Riera, Breve historia del cine mexicano, capítulo X (1961-65), pp. 245-247, México.

Visión del rock en el cine mexicano: 1961-65 (2)

Se intentó así, con el auxilio del llamado “go go” (término francés, aclimatado en México, que designaba un espíritu, un ambiente promovidos por la música de moda en los sesenta), atraer un amplio público juvenil de clase media.

Ejemplo de esto, es la película “Juventud rebelde” de 1961 con “Resortes”, en donde se incluyen números musicales a cargo de Bill Halley y sus Cometas, fundadores en los años 50 de la nueva moda de rock.

Dos cintas de 1962, “A ritmo de twist” de Benito Alazraki y “Twist, locura de Juventud” de Miguel Delgado, indicaron desde su título una nueva afiliación musical, siendo el galán de la segunda película, Enrique Guzmán (y última película donde participa Toño de la Villa de Los Locos del Ritmo antes de allecer en mayo de 1962), que formaría con los otros solistas mencionados anteriormente, la primera fila de “ídolos juveniles” cantantes popularizados por la televisión y protagonistas de tres películas en 1963, 4 en 1964 y 7 en 1965. 

El modelo de su cine lo dio “Mi vida es una canción” de 1962 con Enrique y Angelica María. Se trataba de comedias “ñoñas”, nada expresivas de las verdaderas rebeldía y acidéz juveniles y empeñadas en expresivas de las verdaderas rebeldía y acidez juveniles y empeñadas en invertarle a la ciudad de México lugares tan inexistentes en la realidad como unos cafés donde los jóvenes podían cantar con impunidad y vivir intrigas amorosas sujetas a la prudencia moralista.

Visión del rock en el cine mexicano: 1961-65 (1)

Estas nuevas entradas serán sobre lo que fue el auge del rock en México, gracias al cine. No todas las películas fueron de calidad, pero sí fueron importantes porque dejan un legado histórico sobre lo que este ritmo significó para la juventud de entonces. Más adelante pondré mas, por ahora, espero les gusten estos datos que publicaré. Saludos: GZ

_______________________________________________

El cine y la TV fue un gran medio que tuvieron los jóvenes para disfrutar este nuevo ritmo y el gobierno dio el visto bueno para que la hoy Televisa, difundiera un poco esta música a través de programas como “Orfeón” (luego bautizado como “Orfeón A Gogo”) o en programas patrocinados por empresas como Del Prado y de cómicos como los deManuel “el loco” Valdés en Guadalajara y “Muévanse Todos” con Vianey Valdéz en Monterrey. Dentro de esa etapa, el cine fue un muy buen lugar para darle sus “cinco minutos” de estrellato a algunos grupos y cantantes de rock como Los Crazy Boys, Los Locos del Ritmo (que según yo, fueron los primeros allá por 1961 con la película “Limosneros con garrote” de Viruta y Capulina), Los Beatniks, Los Teen Tops, Los Rebeldes del Rock, Enrique Guzmán, Oscar Madrigal, Julissa, Angelica María, María Eugenia Rubo, Manolo Muñoz y un largo etc.

De este modo, se lanzaron a la fama, principalmente, los solistas Angelica María, Cesar Costa, Alberto Vazquez y Enrique Guzman. Entre las películas destacadas, están “El cielo y  la tierra” de 1962 con Dña. Libertad Lamarque, Angélica María y César Costa o “Los hijos que yo soñé” de 1964, con Dña. Libertad Lamarque y Enrique Guzmán. A partir de aquí, hay este auge de “cine juvenil” y se empiezan a hacer películas mostrando una juventud “rebelde” y rocanrolera. Destacan “El pecador” de 1964 y “Juventud sin ley” y “Los Perversos”, ambas de 1965 o “La edad de la violencia”. En estas películas se incluyen “artistas juveniles” que empezaban a destacar en el cine juvenil y dramático y la canción como Julissa, Manolo Muñoz, Roberto Jordán, César Costa, Alberto Vázquez, Angelica María y Enrique Guzmán, principalmente.

La censura prohibió la exhibición en México de las películas norteamericanas con el cantante Elvis Presley y posteriormente, “A hard days night” de Los Beatles, para prevenir escándalos juveniles en las salas (un ejemplo muy claro de esto, lo encuentran en el libro “Huaraches de ante azul” de Federico Arana). En consecuencia, el cine nacional trató de capitalizar la ausencia en las pantalllas nacionales de los más célebres intérpretes de rock en el mundo con su sustitución en muchas películas del país con jóvenes “estrellas” domésticas del mismo género.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: